Áreas de Investigación

 

    Entrevistas al IDICSO


Serie Artículos y Noticias de Área

--------------------------------------------------------------------------------

Agotamiento del petróleo y gas natural en Argentina

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Ricardo Andrés De Dicco.* Fecha: Agosto de 2004

--------------------------------------------------------------------------------

Las reservas probadas de hidrocarburos son las que representan cantidades estimadas de petróleo crudo (incluyendo condensado, líquidos de gas) y de gas natural, encontrándose las mismas en regiones donde las perforaciones llevadas a cabo permiten establecer con cierta exactitud la superficie de la extensión de las acumulaciones y sus espesores productivos, para lo cual la información geológica y de ingeniería disponible demuestra si podrán ser extraídas en el futuro, o no, de los yacimientos identificados, con el equipo existente y los métodos operativos actuales. Cuando existía Yacimientos Petrolíferos Fiscales SE, la extracción de hidrocarburos de los pozos se realizaba mediante un uso racional que permitiera el aprovechamiento casi total de los pozos. Por su parte, a las empresas privadas que hace pocos años se apropiaron del sector sólo les interesa extraer, extraer y extraer con el menor costo posible de inversión de riesgo, abandonando los pozos que quedan desechados para toda la vida cuando el producto emana en las proporciones que a ellos les produzca abundante.

Los pronósticos de caídas de reservas, denostados muchas veces por profesionales relacionados con empresas privadas en el país, son el resultado de serios trabajos con aplicación a modelos matemáticos y métodos geológicos y de ingeniería que sobre fines de la década del ’50 elaboró un geofísico de la Universidad de Chicago, M. King Hubbert, quien trabajó en el Laboratorio de Investigación de la SHELL Oil en Houston, Texas. En la actualidad son utilizados por los planificadores energéticos, geólogos e ingenieros en petróleo más importantes del mundo. Las cifras señaladas en el Gráfico 1 respecto al nivel de reservas hidrocarburíferas de Argentina, son concordantes con las que British Petroleum produjera en Nov/2003, o las producidas por la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Mar/2003 y las del Departamento de Recursos Energéticos de EE.UU. en Oct/2003.(1)

Dice el Ing. José Francisco Freda: (2)

“La industria petrolera siempre esgrimió la teoría de que nuevos descubrimientos cubrirían los consumos, y que esa rueda era asimilable a un ‘movimiento continuo’ donde nunca dejaría de faltar petróleo. Hoy la realidad muestra que las leyes fisicomatemáticas, asimilables a las ‘leyes naturales’, no hacen más que corroborar el agotamiento de los recursos naturales no renovables. Esto parecería ser una redundancia, pero frente a la prédica petrolera muchos pseudo analistas energéticos aceptaron por años y sin cuestionar la teoría de la inagotabilidad del recurso. Lo cierto es que no se agotará totalmente, pero se dejará de producir cuando la energía que debamos emplear para extraerlo sea mayor a la que se pueda obtener del hidrocarburo. La demostración corrió por cuenta de un geofísico de la Universidad de Chicago, que correlacionó las curvas históricas de la producción y declinación de varios campos petroleros de USA, y su comportamiento ante la introducción de nuevas tecnologías. Elaboró, así, un modelo matemático, al que se lo denominó con su nombre: ‘campana de Hubbert’. Hubbert predijo la declinación de los yacimientos de USA en la década del ‘70, y su modelo es de aplicación a la totalidad de los yacimientos del mundo”.(3)

En el Gráfico 1 podemos observar los resultados del programa de privatización de YPF: un significativo incremento en la extracción de los recursos hidrocarburíferos petróleo y gas natural, acompañada de una drástica disminución en el nivel de reservas probadas, del considerable descenso registrado en el número de pozos exploratorios en todas las cuencas sedimentarias del país, consecuencia de una explotación irracional de los yacimientos por parte de los operadores beneficiados con la enajenación de activos estratégicos y económicamente viables de YPF SE al inicio de las reformas estructurales de los ’90 y por los actuales agentes económicos que lideran el oligopolio petrolero. Por consiguiente, la ecuación hidrocarburífera tomó como característica: (i) extraer todo lo posible sin considerar el daño de los pozos y del medio ambiente e (ii) invertir lo menos posible en exploración de nuevos yacimientos y en infraestructura tecnológica para una explotación racional de los mismos.

El horizonte de vida de las reservas probadas de gas natural disminuyó de 34 años en 1988 a 12 años en 2003, debido a la curva ascendente trazada por la producción de este hidrocarburo, su venteo excesivo y la nula inversión en exploración (ver Gráfico 1). Respecto a la explotación de petróleo, se observa un considerable aumento entre 1988 y 1992, incrementándose significativamente entre 1993 y 2000, declinando un poco en 2001 y 2002, para aumentar notablemente en 2003 (ver Gráfico 1). También se observa que el horizonte de vida de las reservas probadas de petróleo ha disminuido de 14 años en 1988 a 8 años en 1992, para luego mantener su horizonte de vida entre 8 y 10 años en los años subsiguientes. Cabe destacar la participación de las exportaciones de petróleo crudo en el aumento de la producción de este hidrocarburo registrada a partir de 1993 en forma significativa, coincidente con la primera etapa del programa de privatización de YPF. Los incrementos registrados a partir de esa fecha para el gas natural, son resultado del ascenso paulatino del consumo (del mercado interno), en particular para el abastecimiento de los generadores de energía eléctrica y consumo propio de los productores (requerido para la explotación hidrocarburífera), y del venteo de dicho hidrocarburo; en cuanto a las exportaciones de este energético, las primeras comenzaron en 1996 y fueron incrementándose hasta la actualidad, aunque no logran representar un cuarto de la producción, a diferencia del petróleo, cuyas exportaciones representan la mitad de la producción.

Gráfico 1. Evolución de la relación reservas producción hidrocarburífera en Argentina, período 1981-2003


Fuente: elaboración propia en base a datos consultados en el Sitio Web de la Secretaría de Energía de la Nación: http://energia.mecon.gov.ar.

Según la Secretaría de Energía de la Nación (http://energia.mecon.gov.ar), cuya información la obtiene de las empresas del sector, la relación reservas producción de hidrocarburos puede oscilar entre 8 y 10 años para el petróleo y entre 10 y 12 años para el gas natural, ya que las empresas presentan disímiles niveles de producción anual en diferentes departamentos del mismo organismo gubernamental. Es probable que el nivel actual de reservas probadas de hidrocarburos en Argentina sea considerablemente menor al denunciado por las empresas del sector, pues, ni la Secretaría de Energía, ni los Estados provinciales controlan y regulan cuánto y cómo se extraen estos recursos naturales no renovables desde la implementación de las reformas estructurales. Es responsabilidad de la Administración Kirchner tomar cartas en el asunto promoviendo una explotación racional de los recursos naturales no renovables.

El agotamiento total de las reservas probadas de petróleo y gas natural de Argentina llegará, al ritmo actual de producción, en los años 2012 y 2016, respectivamente (ver Gráfico 1), debido a los relevantes incrementos en la extracción irracional de ambos hidrocarburos y a la escasa inversión de capital de riesgo (en exploración). Ello indica que una vez vencidos los plazos de las concesiones de explotación (entre los años 2015 y 2017) el Estado nacional recuperaría yacimientos hidrocarburíferos definitivamente agotados, en particular los petrolíferos; y este es un gravísimo problema, si se considera la alta dependencia de hidrocarburos en las matrices de consumo energético por fuentes de energía primaria (90%), y en particular el gas natural (y en menor medida el gas-oil y fuel-oil) para la generación de electricidad (centrales termoeléctricas: 60%). Una medida más que acertada, considerando la información precedente, sería prohibir las exportaciones (en el caso del petróleo, de aplicarse tal medida, se extendería el horizonte de vida: 18 años).

En este sentido, no debería considerarse una planificación energética que al largo plazo se base en la importación total de gas natural proveniente de Bolivia, ya que a mediados de la década entrante éste país contaría con un horizonte de vida muy despreciable, ya sea por las exportaciones al Brasil, demandadas por los más grandes aglomerados urbanos del sureste de ese país, como por las exportaciones que podrían comenzar a realizarse a EE.UU. (California) y México antes de finalizar la década en curso. De hecho, Bolivia un poco más de reservas probadas de este recurso energético no renovable que Argentina (véase BP, 2003 e IEA, 2002); no obstante, que en la actualidad el horizonte de vida de sus reservas supere holgadamente el nuestro no significa que tengan más metros cúbicos que nosotros, ya que debe considerarse que más del 90% de los hogares bolivianos consume gas licuado de petróleo (GLP) envasado, quema residuos vegetales o animales, leña plásticos, etc.

Habida cuenta de la escasez de combustibles fósiles, líquidos y gaseosos que Argentina tendrá en el futuro próximo, no sólo significará una verdadera crisis estructural, sino que además debe señalarse su peligrosidad también en el sentido de que el país se quedará indefectiblemente sin estos recursos naturales no renovables antes que los países industrializados, cuyas estrategias abarcan todos los métodos de apropiación a efectos de que no colapsen sus economías. En este sentido, el Estado nacional no debe ni puede seguir delegando sus funciones básicas de control y regulación en las “fuerzas del mercado”. En suma, el cumplimiento estricto de la Ley N° 17.319 de Hidrocarburos es indiscutible a la hora de priorizar y satisfacer los intereses nacionales, comenzando por su Artículo N° 1: “los recursos energéticos son propiedad inalienable e imprescriptible de la Nación”.

Notas:

* Ricardo Andrés De Dicco es Investigador Principal del Área Recursos Energéticos y Planificación para el Desarrollo del Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (IDICSO) de la Universidad del Salvador y colaborador del Info-MORENO y del Instituto de Energía e Infraestructura de la Fundación Arturo Íllia.

(1) BP (2003), BP Statistical Review of World Energy 2003, British Petroleum, London. US DOE (2003), Energy Overview of Argentina, United State Department of Energy (US DOE), Energy Information Administration (EIA), Washington, DC. IEA (2002), Key World Energy Statistics, International Energy Agency, París. OPEC (2003), OPEC Annual Statistical Bulletin 2002, Organization of the Petroleum Exporting Countries, Viena.

(2) José Francisco Freda es Ing. en Petróleo de la Universidad de Texas e Ing. en Electrónica y Telecomunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional. Fue Director de Combustibles de la Secretaría de Energía de la Nación. Actualmente es analista energético del MORENO, del Instituto de Energía e Infraestructura de la Fundación Arturo Íllia y del IDICSO (Universidad del Salvador).

(3) FREDA, José Francisco (2004). Agotamiento de las reservas de hidrocarburos en Argentina. AREP003, Material del Área Recursos Energéticos y Planificación para el Desarrollo, Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (IDICSO), Universidad del Salvador. Buenos Aires.

IDICSO - Sitio Web: http://www.salvador.edu.ar/csoc/idicso/energia/energia.htm

Consultas: idicsoenergia@yahoo.com.ar

Búsqueda en IDICSO: