TIBERIO SEMPRONIO GRACO
Y CAYO GRACO:
LOS TRIBUNOS MÁRTIRES
Y SU REVOLUCIÓN SOCIAL

Dra.: Nelly Dora Louzan de Solimano


INTRODUCCIÓN

Se ha dicho con notable acierto que la historia de Roma no fue otra que un vasto sistema de incorporaciones.

Afirmamos esto desde el punto de vista del Dcho. Público, porque revela el genio jurídico político del pueblo Romano, que a través de muy diversos sistemas supo atraer a su órbita, partiendo de las civitas, a todo el mundo mediterráneo, ya que al final de la segunda Guerra Púnica, fue cuando los habitantes del Lacio se apoderaron de todo el mundo conocido (el Mare Nostrum y todas las islas).

Roma a través de un proceso histórico muy atormentado, como nos dice Guarino, se convirtió en la gran potencia del Mundo Antiguo, llevando adelante un gran proceso de expansión que no se detuvo hasta que todo el territorio circundante no estuvo sometido a las insignias romanas: y por primera vez en la historia mundial, la hegemonía política hasta entonces patrimonio de los pueblos orientales, se va a trasladar a Occidente estabilizándose en un área de proyección política que duró durante siglos.

Los nobles patricios ocupan los cargos públicos.

El partido popular no era homogéneo; esa fue la causa principal de su fracaso, se proponía sobre todo mejorar la condición de la plebe pero los intereses de la plebe urbana eran distintos, de los de la plebe rústica, porque mientras la plebe urbana insistía en la disminución del costo de la vida, la plebe rústica quería la protección del trabajo libre contra los esclavos y una política de repartos agrarios.

Hubo ciertas familias nobles, que simpatizaron con el programa del partido popular por lo que tenía de justo y de humano y también se adhirieron los caballeros de la burguesía capitalista, que creían con ello poder debilitar a la casta de propietarios territoriales.

A medida que Roma se fue extendiendo, los nuevos ciudadanos eran inscriptos en las tribus territoriales, en primer lugar en las cuatro primitivas tribus urbanas y poco a poco se fueron creando nuevas tribus rústicas que abarcaban extensiones de terreno agrícola y en el año 387 a. de C. sobre el territorio conquistado a los etruscos, se siguen creando tribus rústicas hasta que en el año 241 a. de C. el número de tribus quedó estabilizado definitivamente en 35.

Desde principios de la época republicana el tema de la posesión del ager publicus fue uno de los puntos cruciales en la lucha patricio-plebeya y la distribución de estas tierras es uno de los temas capitales en la historia político-social de Roma, que según Torrent tiene sus hitos fundamentales en la Lex Licinia Sextia de modo Agrorum del 367 a. de C. y en la Lex Agraria de Tiberio Graco del 133 a. de C., cuestión que siempre fue germen de infinitas discordias en Roma y que arrancan de la primer ley agraria de Spurio Cassio en el 486 a. de C., Tito Livio (2,41,3) a propósito de esta ley dice "así fue promulgada la primera ley Agraria, y desde entonces hasta nuestros días, cada vez que se intenta resolver la cuestión, se producen grandes desórdenes".

Con marcado espíritu conservador, dice Cicerón (de Off. 2,79): "los que quieren ser populares y por esta razón plantean los problemas agrarios...miran los fundamentos del Estado", Polibio (2,21,7) llegó a decir: "que nada es más importante en los destinos del estado que la cuestión agraria".

Los fenómenos económicos del siglo III a. de C., representados por el aumento del precio de los productos industriales y los menores costos de los productos agrarios producidos en las grandes haciendas, llevaban al endeudamiento de los pequeños agricultores y finalmente a la venta de sus tierras, con lo que se generaba el fenómeno inverso de la concentración latifundista de la propiedad agraria.

Esos métodos favorecieron sobre todo a los arrendatarios generales encargados de percibir las rentas patrimoniales y a los propietarios de las tierras (André Piganiol, Historia de Roma, cap. IV). Mientras tanto, la condición de los campesinos libres había empeorado a causa de las guerras, a causa de la importación de trigo de los países tributarios, que hacían competencia a la agricultura nacional, a causa del progreso de la esclavitud que desalojaba el trabajo libre y por la interrupción de la política colonizadora.

El pueblo dejó de trabajar en los campos y se aglomeró en Roma, los soldados ya no pelearon por la patria, se alistaban para recibir el sueldo y el botín de guerra y permanecían tanto tiempo fuera de su patria que ya sólo conocían a su general, dice Charles Seignobos (Historia Universal) entonces el gobierno del Senado llegó a ser imposible y el pueblo no quiso el dominio de los nobles; los generales dejaron de obedecerlos y se hicieron la guerra unos a otros, comenzaron así las revoluciones que duran un siglo en Roma.

Contra estos males que iban arruinando el estado y disminuyendo la población libre itálica, reaccionó Tiberio Graco que en el año 133 a. de C. Propone una nueva Ley Agraria.

 

TIBERIO Y CAYO GRACO

Tiberio y Cayo Graco llevando nuevamente al Tribunado de la Plebe a un papel de instrumento de lucha de las masas populares, intentaron una serie de reformas tendientes a robustecer el cuerpo cívico del estado afirmando el principio de la soberanía popular y limitando el poder del senado. Muchas reformas fueron impuestas pero resultaron a la corta o a la larga saboteadas y anuladas por la reacción oligárquica y por Sila.

En el año 133 a. de C. va a ser elegido tribuno de la plebe Tiberio Sempronio Graco.

Pertenecía a la gens Sempronía, una familia muy noble. Su padre había sido censor.

Su madre, la celebre Cornelia era hija del gran Escipión el Africano, sin padre desde muy niño fue educado por su madre, lo mismo que su hermano Cayo, nueve años menor que él.

Dice que Cornelia era la mujer más virtuosa de Roma, el rey de Egipto la había pedido en matrimonio y ella no había aceptado. Vivía sencillamente, sin lujo. Un día, en una reunión de señoras romanas, en que todas ostentaban sus alhajas le fue pedido que mostrara también las suyas. Mandó venir a sus dos hijos y dijo: "he aquí mis galas".

Tuvo Tiberio por preceptores y amigos dos filósofos griegos: Blosio de Cumas y Diáfanes de Mitilene. Fue instruido y elocuente, su carácter era suave, en la tribuna hablaba con calma y sin moverse de su sitio. Vivía sin lujo, como los antiguos.

Pronto fue querido y estimado por el pueblo, fue elegido Cuestor y más tarde cuando regresa a Roma, es elegido Tribuno de la Plebe.

La situación del país la conocía un poco, porque en el salón de su madre siempre se hablaba de ella y con gran competencia y otro poco según lo dicho por su hermano cuando había ido a Etruria la había estudiado personalmente, quedando horrorizado. Comprendió que Italia llegaría a la ruina si su agricultura caía definitivamente en manos de especuladores y esclavos, y que en la misma Roma, no podía triunfar ninguna democracia sana con un proletariado que se corrompía diariamente en el ocio y con la percepción de subsidios.

Al proponer la Ley Agraria en el mismo año 133 a. de C., trató de hacer cumplir la limitación de 500 arpentas del ager publicus previsto por la antigua Ley Licinia, pudiendo añadirse 250 más por cada hijo, aunque han supuesto que en ningún caso se podía superar el límite de las 1000 arpentas, pero no parece esta última limitación por hijos, pues, precisamente el objeto demográfico y de vigorizar la población era uno de los fines de la Ley, (niegan la limitación Carcopino, De Martino y Frezza) que pretendiendo conceder a cada ciudadano un lote de ager publicus que permitiera recuperar los excesos concedidos anteriormente; es decir, la Ley Agraria de Tiberio Graco tendía también a recuperar para el Estado los excesos concedidos por la Ley Licinia que había generado los grandes latifundios, de manera que después de la reordenación del ager publicus aquellas posesiones que no habían sido revocadas se confirmasen a perpetuidad en el sentido de que las mismas se convirtieran en propiedad privada.

De este modo Tiberio pensaba distribuir las tierras recuperadas a los ciudadanos pobres y la Lex Sempronia creó al efecto para la revisión y nueva asignación del ager publicus un colegio de tres "viri" agris iuducandis adsignandis", que a tenor de la Lex Agraria del III a. de C. Transformaba en propiedad privada las posesiones de ager publicus inferiores a 30 arpentas (Carcopino, Autor Des Gracques, París, 1967).

El senado declaró ilegales las propuestas, acusó a su autor de ambiciones dictatoriales y persuadió a Octavio, otro tribuno a que opusiese el veto. Tiberio contestó con un proyecto de ley según el cual un tribuno, cuando obraba contra la voluntad de los comicios debía ser depuesto inmediatamente. La Asamblea aprobó la propuesta y los lictores de Tiberio echaron a la fuerza a Octavio. Tiberio suplicó a su colega que retirase el veto, pero Octavio no accedió, Tiberio intentó hacerle ceder, declarando por su parte que no dejaría pasar nada hasta que hubiera recaído votación sobre su ley. Usando del poder de "intercessio" conferido a los tribunos, cerró el tesoro y los tribunales. Los nobles recorrieron la ciudad vestidos de luto, luego amenazaron con hacer asesinar a Tiberio, el cual empezó a llevar debajo de la toga un puñal para defenderse. Reunió al pueblo para que votase y los nobles hicieron arrebatar las urnas.

Se decidió por fin, solicitar del pueblo una ley para destituir a Octavio. Luego el pueblo aprobó la Ley Agraria y nombró triunviros para aplicarla: a Tiberio, a su suegro Apio y a su hermano Cayo.

Tenemos la impresión que Tiberio no fue recibido en su casa como él esperaba. Tal vez sólo Cornelia siguió reconociéndole como una de sus "alhajas", como un día le definiera a él y a Cayo. Los demás quedaron un poco sobresaltados especialmente por los medios anticonstitucionales que había empleado contra Octavio. El Senado lo amenazaba porque apenas terminado su cargo querían procesarlo.

El día de las elecciones quiso que lo reeligieran pero interrumpió un grupo de senadores blandiendo garrotes, el prestigio del que todavía gozaba el Senado y que Tiberio había neciamente descuidado queda demostrado por el hecho de que ante aquellas togas patricias, los amigos de Tiberio se fueron y lo dejaron solo, lo mataron de un mazazo en la nuca y su cuerpo, junto con el de un centenar de adictos fue arrojado al Tíber.

Su hermano Cayo pidió permiso para rescatar el cadáver y darle sepultura y se lo negaron. Esto sucedió en el 132 a. de C..

Nueve años después o sea en el 123 a. de C., la segunda de las "alhajas" de Cordelia ocupa el cargo de su hermano como tribuno. Le conocemos mejor y le estimamos más porque nos parece de inteligencia más realista que su hermano y también más sincero. Había sido asimismo un orador magnífico: Cicerón lo consideraba el más grande (después de él, por supuesto), había militado valerosamente a las órdenes de su cuñado Escipión Emiliano en Numancia y poseía un gran dominio de sí mismo. Efectivamente, siguió adelante con moderación sin querer quemar las etapas al primer momento.

Elegido cuestor fue enviado a Cerdeña en el año 126 a. de C., el invierno fue frío y los soldados no tenían ropas de abrigo. Cayo fue de ciudad en ciudad pidiéndolas a los naturales, aún cuando había concluido el año a su cargo, el Senado le ordenó de que permaneciera en la provincia . Cayo volvió a Roma. Los censores querían castigarlo.

Cayo les respondió: "La Ley me obliga a hacer 10 campañas y he hecho 112, la Ley me permite salir del cargo al cabo de un año y he seguido tres, siendo cuestor.

No he recibido un as de regalo. Los cinturones que he llevado llenos de dinero los he traído vacíos. Los otros han llevado las ánforas llenas de vino y las han traído llenas de oro" (Seignobos, Historia Universal, T. II).

En el año 123 a. de C. fue elegido tribuno de la plebe.

Tampoco la legislación agraria duró mucho tiempo y según Appiano (Bellum Civile 1,27) poco después se dictaron tres plebiscitos neutralizando las reformas de las Leyes Semproniae Agrarias, que traían la concordia a la Roma dividida por la política gracana (Nicolet: Los Gracos, crisis agraria y revolución de Roma, París, 1971). A partir de entonces, se legitimó a los poseedores su ocupación del ager publicus, las revisiones posesorias gracanas, incorporando el pago de un vectigal año 119-118 a. de C. (Studi Biondi I, Milán, 1965).

Cayo en el año 123 a. de C. hizo aprobar varias leyes que transformaban la sociedad romana: primero, la ley agraria que ordenaba recuperar tierras de dominio público en las comarcas más fértiles, para distribuirlas entre los ciudadanos pobres.

Segundo: la ley frumentaria que mandaba que el estado comprase trigo y lo vendiera en menos de lo que había costado a los ciudadanos pobres de Roma.

Tercero: una ley ordenaba que el precio de las ropas dadas a los soldados no fuera descontado de su sueldo.

Cuarto: una ley transformaba los tribunos en materia criminal. Hasta entonces, los jueces eran todos senadores, es decir nobles, lo que hacía muy difícil lograr la condena de un noble. Cayo logró que los jueces fueran nombrados entre los caballeros. Decía "con este golpe he concluido con el orgullo y el poder de los nobles".

Mandó construir buenas calzadas pavimentadas con grandes piedras con columnas para marcar las millas y bancos para que pudieran montar los jinetes. Hizo votar la fundación de colonias en Capua y en Tarento (Italia) y en Africa en el sitio que ocupó Cartago. Proponia que se concediera el derecho de ciudadanía a todos los italianos o por lo menos a los latinos para aumentar el número de los de su clase.

El cónsul Opimio convocó la asamblea en el Capitolio para derogar las leyes de Cayo. Los dos partidos se encontraron frente a frente. Hubo lucha a mano armada y aún, cuando la lluvia la suspendió, un lictor del cónsul resultó muerto. Al día siguiente por la mañana, Opimio reunió al senado e hizo llevar a la puerta de la sala el cadáver del lictor; Opimio ordenó a los nobles y a los caballeros que acudieran al día siguiente armados.

Al día siguiente, por la mañana, Cayo con tres mil partidarios se retiró al monte Aventino. El cónsul fue a atacarlo con los nobles, sus esclavos y los arqueros cretenses, entonces empleados en la policía, Cayo no quiso combatir, se refugió en el templo de Diana para suicidarse, y sus amigos se lo impidieron, dos de sus amigos se hicieron matar y le dieron tiempo para retirarse. El hizo que un esclavo le diera muerte y allí 3000 de sus partidarios fueron degollados y sus cuerpos arrojados al Tiber, se confiscaron sus bienes y se prohibió a sus mujeres llevar luto.

Anteriormente, el marido de su hermana Cornelia, Escipión Emiliano, el destructor de Cartago y Hervancia, no sabe porque aceptó la defensa de intereses que eran contrarios a sus ideas, precisamente por razones de familia, él hubiera debido abstenerse de hacerlo, sus relaciones con Cornelia (h) iban empeorando y una mañana fue hallado asesinado en su lecho, nunca se ha sabido quien lo mató, pero se sospecha de la mujer y de la suegra.

Opimio había ofrecido que pagaría a precio de oro el peso de la cabeza de Cayo, un secuaz de Cayo cercenó la cabeza del cadáver, la rellenó de plomo y la llevó al Senado. Se embolsó la recompensa; el pueblo llano que tanto lo había aplaudido ni siquiera pestañeó ante el asesinato de su héroe, estaba demasiado ocupado saqueándole la casa.

Cornelia, la madre de los dos hijos asesinados y una viuda sospechosa de asesinato se pusieron de luto. El Senado les ordenó que se lo quitasen.

Con la muerte de las dos galas de Cornelia, los tribunos mártires Tiberio y Cayo Graco; el pueblo romano siguió dividido en dos bandos rivales: el de los nobles y senadores (optimates) y el del pueblo (populares).

 

Nelly Dora Louzan de Solimano